Emplazado en el Parque Lezama - Ciudad de Buenos Aires

Historia del edificio

Ingreso al Parque por la esquina de Brasil y Defensa hacia 1920.

El lugar en que don Pedro de Mendoza fundó Buenos Aires fue establecido por la Comisión Oficial del IV Centenario de la Primera Fundación de Buenos Aires en la parte alta de la meseta, unas pocas cuadras al norte del Parque Lezama, probablemente en el punto más alto. Este lugar era conocido en tiempos de la colonia con el nombre de Alto de San Pedro. El señor Félix Outes colocó igualmente la fundación sobre la barranca; pero, sin prueba, la fijó en el ángulo formado por el Paseo Colón y la calle Martín García.

Sin embargo, una cuestión no dilucidada hasta el momento es la ubicación precisa de ese asentamiento. Existen hipótesis contradictorias y también una posición, según la cual el sitio de la primera fundación está en el sector sur de la parte más alta de la ciudad actual, junto a la barranca y en el punto más cercano al Riachuelo. Esto es donde hoy en día se encuentra el Parque Lezama. Pero excavaciones arqueológicas llevadas a cabo en el lugar no permitieron encontrar un solo fragmento que pudiera ser atribuido al siglo XVI.

El Museo Histórico Nacional, según hipótesis tradicionales está ubicado en el lugar donde Pedro de Mendoza fundó Buenos Aires, ante la vista de los querandíes que ocupaban los márgenes del Riachuelo dedicados a la pesca y a la caza en las tierras altas cubiertas de ceibos, talas, chañares, espinillos, con tupidos matorrales y una fauna criolla variada de pumas, teros, chajaes, perdices y culebras.

A fines del siglo XVIII la zona del Parque Lezama estaba delimitada por varios solares. Juan Necochea Abascal poseía un solar que comprendía el terreno del Museo; la actual calle Defensa era conocida con el nombre de barranca de Marcó, nombre tomado del propietario del lugar don Ventura Miguel Marcó del Pont, ubicado en la manzana que daba a la barranca de los mistos, actual calle Bolívar. De la barranca fue más tarde propietario don Manuel Gallego y Valcarcel, secretario del virrey Pedro Melo de Portugal y Villena, que construyó una pequeña casa con mirador entre 1802 y 1808. En 1812 la vende en remate público a Daniel Mackinlay. Este inglés, casado con Ana Lindo, construyó una casona que todos llamaron la quinta de los ingleses por tener un pabellón de esa nacionalidad sobre su edificio. La zona en los años siguientes tomó una fisonomía propia y en sus quintas, familias pudientes pasaban sus temporadas de verano, costumbre introducida por los residentes ingleses. Años después de fallecido Daniel Mackinlay, su viuda enajena la quinta en 1846 al comerciante norteamericano Carlos Ridgely Horne, quien construyó allí su casa. Ya para entonces el lugar era conocido con el nombre de quinta de los ingleses o barranca de Horne. La antigua mansión de este comerciante fue, en la época de Juan Manuel de Rosas, un hogar distinguido y punto de atracción de las selectas relaciones de Horne, ocupando un lugar destacado como centro social y comercial. Por decreto del 8 de agosto de 1853, fue expulsado del país debido a la caída de Rosas, ya que era su mano derecha en relaciones internacionales. Según un relato tradicional, Horne huyó de Buenos Aires oculto en un carruaje bajo el miriñaque de su esposa, doña Josefa Lavalle de Cobo, lo que le permitió llegar a la ribera y embarcarse.

Finalmente, en 1857 la finca es adquirida por don José Gregorio Lezama, un salteño que había amasado una gran fortuna a base del comercio y las buenas relaciones políticas.

En 1860 construyó su casa, ampliando y modernizando la existente hasta ese momento. Lezama se dedicó a la aclimatación de plantas, a su reproducción y a la organización del jardín. Su interés por las especies exóticas no proviene sólo de sus aficiones, sino también de su relación con el proceso de crecimiento económico del país. Lezama convirtió la quinta en un jardín como nunca había conocido Buenos Aires; sus canteros, sus estatuas de mármol y vasos renacentistas dieron jerarquía a ese rincón de la ciudad.

Hacia 1887, por iniciativa del Intendente de Buenos Aires, don Antonio F. Crespo, se tramitó la adquisición del parque para destinarlo a Paseo Público por juzgarse que sería uno de los principales de la ciudad, al que se denominaría Paseo del Sud, en la misma forma que se había hecho con el Parque 3 de Febrero en la zona norte. En ese paseo proyectado se instalaría diez años después el Museo Histórico Nacional.

Carlos Thays, Director de Parques y Paseos entre 1891 y 1913, pionero en la parquización de la ciudad, va a transformar al Parque Lezama, dándole un estilo afrancesado, ordenando los senderos, agregando árboles como las tipas, rosaledas, fuentes y un templete.

Museo Histórico Nacional

Museo Histórico Nacional

DIRECCIÓN 
Defensa 1600, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Buenos Aires, Argentina

TELÉFONO 
+54 (011) 4307-1182

CORREO ELECTRÓNICO 
informes@mhn.gob.ar

HORARIOS

MUSEO

Miércoles a domingo y feriados de 11:00 a 18:00.

VISITAS GUIADAS PARA PÚBLICO GENERAL

ESPAÑOL

Miércoles a las 12 y 16.

Jueves y viernes a las 13 y 16.

Sábados, domingos y feriados a las 14:30 y 16:30.

ENGLISH GUIDED TOUR

Thursday - friday 12 pm.

VISITAS GUIADAS PARA GRUPOS ESCOLARES (TODOS LOS NIVELES)

Solicitar turno exclusivamente vía mail a educacion@mhn.gob.ar

ENTRADA

Entrada General : $20 – miércoles gratis.

Entrada gratuita para jubilados y menores de 12 años.

VISITAS GUIADA ESPECIAL PARA NIVEL TERCIARIO, UNIVERSITARIO Y ESCUELAS DE ARTE

"Nuestra historia a través de la iconografía" a cargo del Lic. Miguel José Ruffo.

Solicitar turno escribiendo  a informes@mhn.gob.ar

 Administración: 4300-7540/ 4300-7530

 Educación: 4307-1182

 Blibloteca: 4307-2301

 

VISITAS GUIADAS CON TURNO CÓMO LLEGAR