Exhibiciones

SALA DEL SABLE CORVO DE SAN MARTÍN

Exhibición permanente

Cuándo

A partir del 24 Mayo 2015

MUSEO

Miércoles a domingo y feriados de 11 a 18.

VISITAS GUIADAS PARA PÚBLICO GENERAL

ESPAÑOL

Miércoles a las 12.

Sábados, domingos y feriados a las 11:30, 14:30 y 16:30.

ENGLISH GUIDED TOUR

Thursday - friday 12 pm.

VISITAS GUIADAS PARA GRUPOS ESCOLARES (TODOS LOS NIVELES)

Solicitar turno exclusivamente vía mail a [email protected]

ENTRADA

Gratuita.

VISITAS GUIADA ESPECIAL PARA NIVEL TERCIARIO, UNIVERSITARIO Y ESCUELAS DE ARTE

"Nuestra historia a través de la iconografía" a cargo del Lic. Miguel José Ruffo.

Solicitar turno escribiendo  a [email protected].

 Administración: 4300-7530.

 Blibloteca: 4307-2301.

 Conservación:  4307-3157.

 Educación: 4307-1182.

 Tienda: 4307-4457

Dónde

Museo Histórico Nacional

Defensa 1600 Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Buenos Aires


La exhibición


El sable corvo, principal testimonio y símbolo de la emancipación sudamericana, fue donado al Museo Histórico Nacional por el matrimonio Terrero a fines del siglo XIX. En los años sesenta, la Juventud Peronista, ante el dominio neocolonialista y la proscripción del peronismo que imperaba en el país, se apropió de él en dos oportunidades con el objeto de remitirlo al presidente constitucional depuesto Juan D. Perón en su exilio en Madrid.

El gobierno de facto del general Juan Carlos Onganía dispuso en 1967 que quedara en guarda en el Regimiento de Granaderos a Caballo. En mayo de 2015 la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dispuso su traslado para su exhibición permanente en el Museo Histórico Nacional. Está acompañado de los sables de los generales Manuel Belgrano, Lucio N. Mansilla, José M. Zapiola, Gregorio de Las Heras, del coronel Manuel Dorrego, del almirante Guillermo Brown, y del brigadier General Juan Manuel de Rosas.

El 23 de enero de 1844, San Martín dictó su testamento y, exultante por la defensa de la soberanía de la Confederación Argentina frente a la invasión anglo-francesa, estableció en la cláusula tercera:

El sable que me ha acompañado en toda la Guerra de la Independencia de la América del Sur le será entregado al general de la República Argentina Don Juan Manuel de Rosas, como una prueba de la satisfacción que como argentino he tenido al ver la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla”.