Conquista, Misiones Jesuíticas y Virreinato.

CONQUISTA Y COLONIZACIÓN

En el siglo XVI se desarrolla la conquista y colonización del Río de la Plata, el Tucumán y Cuyo, donde se establece un orden colonial basado en la dominación de los españoles sobre el conjunto de las poblaciones aborígenes. Buenos Aires, primero como puerta de entrada a estos territorios en búsqueda de la Sierra de la Plata y luego pensada como puerta de salida de los productos de la tierra, fue desde su segunda fundación en 1580 hasta 1776 (cuando se crea el Virreinato del Río de la Plata) una pequeña aldea en el extremo meridional de las posesiones españolas en América. Su nombre que nos remite a la Virgen del Buen Ayre, su proyectada organización espacial que se remonta a la Antigüedad Clásica con Hipodamo de Mileto y sus testimonios materiales (falconete y recámara) de un navío del siglo XVI hundido en el Río de la Plata frente a sus costas, nos ubican en la presencia espiritual y material del español en el Plata. 

Pensada la fundación de la Buenos Aires de Juan de Garay como puerta de salida de los productos de la tierra para vincular directamente estos territorios con la metrópoli a través del Atlántico, la política mercantilista de los Habsburgo y los intereses de Lima, cerraron el puerto de Buenos Aires. Estos territorios quedaron incorporados al Virreinato del Perú y en su devenir de los siglos XVII y primera mitad del XVIII presenta, entre otros acontecimientos relevantes, los levantamientos calchaquíes en el noroeste, la organización de las Misiones Jesuitas en el noreste, y las luchas en torno a la Colonia del Sacramento y el contrabando en Buenos Aires.

 

VIRREINATO DEL RIO DE LA PLATA

El Virreinato del Río de la Plata fue creado en 1776 por el monarca español Carlos III. Su organización revela la necesidad de la metrópoli de recuperar la iniciativa económica, política y estratégica en el sur de América, donde la dominación española estaba siendo cuestionada por ingleses, franceses y portugueses. Buenos Aires fue jerarquizada como capital del Virreinato y puerto habilitado para el comercio con la metrópoli. Su centro fiscal era el cerro de Potosí productor de plata. El retrato del virrey Pedro Melo de Portugal y Villena nos ubica frente al vértice de la burocracia colonial cuya dominación se articulaba en torno a la figura del virrey; el retrato de Francisco de Paula Sanz nos permite recodar el régimen de intendencias, como organización política, fiscal y militar cuyo objetivo era centralizar el poder colonial en estos vastos territorios; el respaldo de la cama del virrey Rafael de Sobremonte, por su estilo lusobrasileño, nos testimonia la presencia portuguesa en la Buenos Aires de la época colonial.

 

Retrato del Virrey Don Pedro  Melo de Portugal y Villena.

Autor: Salas, M. Técnica: Óleo sobre tela.

Retrato de Francisco de Paula Sanz.

Autor: Anónimo. Técnica: Óleo sobre tela.

Respaldo de cama que uso el Virrey Sobremonte en Córdoba.

Siglo XVIII.

ARTE HISPANOAMERICANO

Pinturas tan importantes como las correspondientes a Nuestra Señora del Rosario, Nuestra Señora de Cocharcas y el óleo sobre la Redención, nos presentan uno de los géneros dominantes en la pintura hispanoamericana; a saber, las obras de temática sacra o religiosa. 

La Milagrosa Imagen de Nuestra Señora de Cocharcas.

Autor: Anónimo.Técnica:Óleo sobre tela. Escuela cuzqueña.

La redención por medio de la caridad.

Autor: Anónimo.Técnica: Óleo sobre tela. Escuela cuzqueña Sigo XVIII.

Reyes Incas del Perú y Reyes de España. Este grabado del siglo XVIII presenta desde lo ideológico una continuidad entre el Incanato y la dominación de los Reyes de España. Esta construcción identitaria se basaba en la dominación autocrática ejercida primero por los Incas y luego por los Reyes. Les bastó a estos tejer relaciones con los curacas o señores locales para dominar al conjunto del campesinado indígena desde siglos habituado a la producción de excedentes y la dominación de un autócrata.

La imagen de Nuestra Señora del Rosario con la corona de reina de los cielos y aureolas circulares y radiales, es acompañada al pie por Santo Domingo de Guzmán y San Francisco de Asis, los fundadores de estas dos ordenes mendicantes de la medievalidad europea que desempeñaron un papel relevante en la evangelización de América. La Virgen está entregando el rosario a Santo Domingo y el Niño Jesús, sostenido por aquella, entrega el cordón franciscano a San Francisco, cordón que representa la unión de ambas ordenes. Completa la Representación la paloma del Espíritu Santo en la parte superior y una crucifixión en la parte inferior.

 

Imagen de la Virgen del Rosario.

Autor: Anónimo. Técnica:Óleo sobre tela.

El mobiliario de la época, como la cómoda-escritorio del obispo Manuel Azamor y Ramírez, con su espléndido taraceado, nos hace pensar en el trabajo de los ebanistas, como así también los contadores nos hablan de formas de ornamentación de los muebles con motivos tomados de la naturaleza o de líneas geométricas.   

 

Cómoda -papelera con pie de cajoneria dividida en tres pisos, elaborada en madera obscura, taraceada en tonos delicados y manijas sencillas de bronce. Perteneciò al Exmo. Señor obispo de Buenos Aires , don Manuel de Azamor y Ramirez (1788-1796). Arte colonial criollo de fines de S. XVII.

La chupa era una parte del vestido (que cubría el tronco del cuerpo, con faldillas de la cintura abajo y con mangas ajustadas a los brazos), se ponía debajo de la casaca. Esta prenda fue inventada en la segunda mitad del siglo XVII, hacia 1670, cuando se puso en moda llevar la casaca desabrochada.

Chupa que perteneció al Ministro de la Real Hacienda Lorenzo de Oñaederra. Siglo XVIII.

Cuándo

  • Lunes | Cerrado
  • Martes | Cerrado
  • Miércoles | Abierto de 11:00 a 18:00
  • Jueves | Abierto de 11:00 a 18:00
  • Viernes | Abierto de 11:00 a 18:00
  • Sábado | Abierto de 11:00 a 18:00
  • Domingo | Abierto de 11:00 a 18:00

Dónde

Museo Histórico Nacional

Defensa 1600 Ciudad Autónoma de Buenos Aires